Roma o el discreto aburrimiento de la burguesía

La seducción visual y emotiva que ejerce el filme Roma (Alfonso Cuarón, 2018) sobre la mayoría del público, es innegable. Filmada en formato digital de 65 mm en un blanco y negro suntuoso (¿neorrealismo de lujo?), esta obra explora con fruición el lenguaje de la imagen, desde la misma escena de introducción que, con un elaborado plano donde el movimiento y la quietud se oponen, abre y sintetiza la trayectoria de la narrativa visual de la película. La evolución de este plano da cuenta de la tensión pictórica sobre la que se articula  toda la puesta en escena subsecuente, en un vaivén entre quietud (muerte) y movimiento (vida). A partir de ahí, un derroche de lentas panorámicas espléndidas (que tal vez provoquen dolores de cabeza a quienes vean la película en el streaming de Netflix de su Iphone), y planos largos coreografiados de manera impecable, registra con detalle y mediante una serie de tableaux en movimiento, un fresco social donde se entremezcla lo personal e íntimo con lo políticamente correcto. La última escena, un plano concebido en espejo del plano inicial, cierra el esquematismo casi matemático del diseño visual de este filme.

Inspirada en su propia infancia, la mirada de Cuarón sobre su pequeño universo de recuerdos de la vida cotidiana en el México pequeño burgués de los 70s, es por lo general muy benévola a lo largo de la película (a fin de cuentas, Roma, al revés es Amor). Un universo que, a pesar de los pequeños y grandes duelos que se suceden en la historia, también le regresa a su autor solo muestras de ternura, y donde al final alguien que no sabe nadar salva de ahogarse (física y metafóricamente) a una familia discretamente disfuncional, en un acto silencioso de entrega sin egoísmos. La cuidada composición plástica de la culminación de esta escena de redención en la playa parece la reinterpretación de una imagen religiosa, pero la única frase que escuchamos “Te queremos mucho Cleo” suena tan convenenciera como la mala conciencia que la genera. La historia, a través del personaje de Cleo (Yalitzia Aparicio) rinde homenaje al papel fundamental  (tanto a nivel práctico como emotivo) que han cumplido las empleadas domésticas en muchas familias (aquí  pensamos, inevitablemente, en The Help, de Tate Taylor, 2011). El efecto Yalitzia que se ha desatado en la sociedad es tal vez una de las cosas más interesantes en torno a esta película, y deja al descubierto esa culpabilidad mezclada con afán de normalización (Yalitzia en la portada de Vogue) que empieza a permear el imaginario de la justicia social hacia las clases sociales y razas más vulnerables.

Independientemente de su incuestionable valor estético y su evidente aportación al cine de autor mexicano (sin mencionar el oportuno debate que ha desatado sobre las plataformas de exhibición y distribución de cine), lo que se le podría reprochar a esta película es que su mismo virtuosismo, su diseño de producción absolutamente detallado y perfecto, su concepción tan redonda en todos los sentidos, termina por aplastar la vida que pretende reflejar, convirtiendo su imagen, mediante una deliberada y trabajada sobre-estetización, en un rosario de metáforas y epifanías calculadas, que debilitan el poder de la verdad que intentan desnudar.


También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Alejandro Salinas dice:

    Creo que yo tuve el mismo sentimiento con un libro que se llama Diablo Guardián. En el mismo, el tono supuestamente sublime de algunos capítulos no me permiten comprender la atmósfera que se vive en una agencia de publicidad ni me dejan adentrarme en la personalidad de uno de los protagonistas. Peeeeero en Roma tanta belleza en lenguaje cinematográfico no me molestó. Sé que la verdad que pretende reflejar es mucho más dura y compleja de lo que vemos y es que lo que creo que sucede es que aunque técnicamente vemos estos fragmentos de vidas desde el punto de vista de Cleo, en realidad los estamos viendo desde el punto de vista de Alfonso Cuarón en la actualidad. Tal vez no es el ejercicio que el autor quería hacer pero lo que le salió me pareció igualmente valioso.

    • Dora Elia Martínez dice:

      Concuerdo contigo en que el punto de vista real aquí no es el de Cleo sino el de Cuarón, desde su memoria. Por lo demás, a mi tampoco me molestó la belleza visual de la película, pero sí me dio la impresión de ser como un velo (hermoso) que me distraía de otras cosas no tan perfectas pero igualmente destacables.

Responder a Alejandro Salinas Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.