Doctorados Facebook

A lo largo de mi vida he leído por obligación, por necesidad, por gusto, por adicción. Para estudiar, leo; para trabajar, leo; para divertirme, leo; para descansar, leo. De temas varios, de épocas varias y de autores varios. Y en este camino he descubierto que cuando leo un libro, se me abre la opción de leer dos o tres más, haciéndose una cantidad exponencial de posibilidades. El tiempo no me da, la vida no me da, entonces selecciono lo que en el momento me obliga, necesito o me gusta. Tenía la obsesión de anotar el nombre del libro y del autor, hace muchos años me di cuenta que si necesitaba registrar un libro para saber que lo leí, me indicaba que realmente no lo había asimilado, entonces, si se volvía a cruzar en mis opciones, lo leí de nuevo. Y así va la vida.

Así como dicen los nutriólogos que somos lo que comemos, también somos los libros que leemos. Alguna vez leí “cuando leo, solo leo libros buenos, seguramente no alcanzaré a leerlos todos” no recuerdo cuándo ni dónde, pero lo tomé como patrón para elegir mis lecturas, evitando dedicar el tiempo a libros comerciales y digeridos, que no tienen reto a la mente. Y son estos libros retadores los que abren la capacidad crítica de analizar, sintetizar, abstraer, observar, transferir, imaginar y trascender el pensamiento.

Ahora me encuentro en Facebook o en Whatsapp los memes con las grandes frases célebres de los filósofos, los puntos más importantes de sus propuestas para elevar el espíritu, cómo mejorar la calidad de vida. Minivideos de dos o tres minutos que muestran lo fácil que es tener una vida en armonía con el ambiente, dejar atrás la ansiedad o la depresión, conseguir ser feliz en siete pasos, construir el amor como proyecto de vida, evitar a la gente tóxica, las maravillas de tal o cual alimento para cualquier dolencia o enfermedad y un largo etcétera. Pueden llegar en una sola imagen con algo de texto o en una producción animada de siete u ocho minutos, encontrarlos a través de un amigo, de un chat, de un blog o de un vlog; con fuente, con fecha, sin fuente, sin fecha, realmente no esos datos no son muy importantes, son iguales Platón, Lao-Tsé, Hegel, John Lennon, César Lozano o Yordi Rosado, en la pantalla de un smarthphone todo se empareja. Libros de 300, 400 o más páginas resumidas en un meme o en un minivideo.

Y, lo más interesante que he encontrado son las personas con “doctorados Facebook”, los que defino como el conocimiento invaluable y elevado, adquirido a través de las redes sociales con posibilidad de confundir y revolver los datos, alterar los principios y fines de cualquier disciplina, mezclar herbolaria con hermenéutica y cambio climático, sin argumentación precisa ni fundamentos científicos, sin investigación ni epistemología, axiología ni algunos elementos más que componen los doctorados de las universidades, que realmente cuestan mucho dinero, mucho esfuerzo y mucho tiempo, estando todo el conocimiento en la palma de la mano.

¡Cómo citan y defienden los conocimientos adquiridos a través de ese medio! Se apasionan hablando de un tema, opinan, emiten juicios o critican a partir de lo que han aprendido en un video de cinco minutos. ¡Son doctores en varias ramas del conocimiento!, pues lo mismo hablan de El Principito, sin haber leído el libro por supuesto, que de las dietas diseñadas para lograr un balance entre lo ácido y lo alcalino del cuerpo, cómo manejar las finanzas, la historia de cualquier país o cualquier época, guerras, sus motivos, sus héroes y villanos, y si sigo no termino nunca, ¡tienen doctorados Facebook! Concluyo y me pregunto, ¿para qué leí tanto si era tan fácil?


Josefina Ibarra Valencia

Comunicación/Educación/Humanidades/Psicología Organizacional

More Posts

Josefina Ibarra Valencia

Comunicación/Educación/Humanidades/Psicología Organizacional

1 respuesta

  1. Álvaro Gómez dice:

    Vivimos en la era de la comida rápida, eso es todo.
    Muy bien artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *