Entre Coco y la Catrina

 

La película Coco (2017), dirigida por Lee Unkrich y producida por Pixar, una empresa del conglomerado Disney, se presta muy bien para ser estudio de caso y analizarse desde múltiples perspectivas y marcos teóricos. Por ejemplo, Coco se entiende como parte de los procesos de hibridación que mencionan los estudios culturales latinoamericanos. Desde el enfoque de la política económica crítica, Coco puede ser estudiada como una de las consecuencias del papel dominante que tienen en el mundo los conglomerados mediáticos, como lo es Disney, cuyos productos culturales conforman un imaginario global, mientras acaparan las pantallas de las salas comerciales. Estos conglomerados invierten sumas multimillonarias para producir sus contenidos como una estrategia para reducir la competencia. Así, las narrativas de los productores locales tienden a quedar marginadas. La película de Disney también puede estar a discusión como un ejemplo de apropiación cultural, desde las teorías postcoloniales. Esto es, como un neocolonialismo en donde quienes antes explotaban los recursos naturales de una nación, ahora también explotan su folklore, sus narrativas, sus tradiciones con fines económicos. En este sentido, Coco es una película relevante para analizar el juego de fuerzas, de poder, las tensiones entre lo global y lo local, entre la idea de lo auténtico y lo artificial, a distintos niveles, sean culturales, económicos o políticos.

Tanto Néstor García Canclini como Jesús Martín-Barbero han mencionado ya que las culturas se narran. Es decir, son procesos en constante cambio; cambios que se cuentan como una historia. Quien narra, cuenta y representa las tradiciones mexicanas, en este caso, es Pixar. Es Disney, con el poder de los consorcios mediáticos globales. Esos consorcios globales cuyo poder económico define, en buena parte, que se ve en las pantallas cinematográficas, de televisión y de dispositivos móviles. Estas tradiciones que se han contado a nivel local, ahora son tomadas por empresas transnacionales que las  rearticulan y distribuyen a nivel global.

Es muy probable que las imágenes y narrativas de Coco se integren, de alguna manera y en cierto grado, poco o mucho, a las próximas celebraciones del Día de Muertos en México. Es probable que  para algunos grupos de nuestra sociedad (que no todos), los personajes y simbología de Coco sean parte de los referentes que simbolizan estas tradiciones.  A pesar de ello, Coco será sólo una evento dentro de una multitud de fuerzas globales que atraviesan nuestro país y que alteran a largo plazo las prácticas sociales y culturales de una nación, en muchas ocasiones, de una forma sutil y naturalizada en el día a día, en lo cotidiano. No por ello, esta película debe ignorarse. Es un caso prominente, y por ello, relevante. Seguramente, a través de las distintas capas sociales, el efecto Coco se aprecie o ignore, de acuerdo, a las brechas de acceso a contenidos mediáticos que al mismo tiempo revelan las disparidades y contrastes  dentro de nuestro país.

Coco es una película con una factura de alta calidad en los aspectos técnicos y con una narrativa emotiva que, en el éxito de taquilla, muestra la aceptación del público mexicano. Será interesante observar cómo, a través del tiempo, estos públicos se apropian de los personajes y narrativa que se integran o cambian los imaginarios nacionales. La película combina y reformula elementos de la cultura mexicana para beneficio de su narrativa. Por ejemplo, los alebrijes no forman parte de la celebración del Día de Muertos. Es más, tampoco son parte de una tradición ancestral. Son parte de la cartonería mexicana desde hace menos de un siglo. Comúnmente se considera a Pedro Linares, artesano de la Ciudad de México, como el creador de los alebrijes en la década de los 1930. Sin embargo, no existe conexión alguna con la tradición del Día de Muertos. No hasta ahora, que la ha agregado Disney. Tampoco existe en las tradiciones mexicanas la idea de que un alma desaparece en el más allá si no es recordada. ¿Cómo permearán estas nuevas concepciones a futuro en las prácticas culturales del Día de Muertos y como parte de  estos procesos de hibridación?  

A través de Coco, se pueden observar las tensiones que se generan en la  hibridación. Si bien algunos medios en Estados Unidos sólo mencionan a Lee Unkrich como  director de Coco (tal es el caso de la reseña de Peter Debrouge en Variety), otros, en contraste, subrayan la participación del mexicano Adrián Molina, como co-director. De alguna forma, la participación de Molina se traduce en un signo de autenticidad en la representación de lo mexicano. En  un artículo en el Hollywood Reporter, Andy Crump resalta cómo Pixar además integró a un grupo de consultores mexicoamericanos para representar fielmente la tradición mexicana del Día de Muertos. Aquí es interesante destacar la idea de “lo auténtico” o el esfuerzo por construir  una conexión  “mexicana” en el origen de la cinta, para validarla; el esfuerzo por representar fielmente una cultura y así legitimar la narrativa y sus imágenes. A pesar de que Coco en sí constituye precisamente  un claro ejemplo de un proceso de hibridación, la intención es  legitimar la cinta como, de alguna forma, mexicana.

En YouTube se puede encontrar el video “El orgullo de ser mexicano”,  un promocional de Cinépolis, una de las dos cadenas de complejos cinematográficos en México. El promocional motiva a sentir el orgullo de ser mexicano…con Coco. García Canclini ha señalado ya que hoy en día no existen culturas puras y que los procesos de hibridación ocurren continuamente, más en una época de flujos globales. Las prácticas culturales se deterritorializan y al cruzar fronteras se alteran, cambian. Y es precisamente relevante, observar con detenimiento las tensiones que ocurren en estos procesos. ¿Por qué se migra? ¿Cómo se reconstruye simbólicamente la idea de una cultura en otro país? ¿Cómo viajan las historias de un país a otro? ¿Qué motiva a una empresa a reelaborar tales historias? ¿Cuáles son las posiciones de poder que a través de estos flujos globales alteran o no una cultura? ¿Cuáles son las resistencias?

En relación a las tensiones que se generan en la apropiación cultural, es altamente significativo que Disney haya intentado en 2013 registrar la frase “Día de Muertos”. En ese intento, es lógico suponer que Disney no sólo contemplaba asegurar esta frase como título de su película, sino como la marca que iría en toda la mercadería del film. Película que a su vez se basa en muchos elementos  del imaginario de la cultura mexicana. ¿Todo patentando por Disney? Sin embargo, Disney dio marcha atrás ante las protestas contra esta apropiación. Las protestas se iniciaron, curiosamente, en Estados Unidos desde la comunidad mexicoamericana.

Por otra parte, ¿qué tanto peso se le debe dar a Coco como un factor que pueda alterar una cultura? ¿No podría ser al revés?  Al final de cuentas, ¿no es posible que Coco sea resultado de la popularidad creciente de una celebración mexicana que ya antes había comenzado a aparecer en el cine con películas como El Libro de la Vida (The Book of Life, Jorge Gutiérrez, 2014) o Spectre (Sam Mendes, 2015), del serial de James Bond. El productor ejecutivo de El Libro de la Vida  es Guillermo del Toro. Ahí participan estudios como Reel Fx Creative Studios, pero también 20th Century Fox Animation, estudio cinematográfico que Disney busca adquirir. El actual desfile de Día de Muertos en la Ciudad de México se da a raíz del desfile sobre esta conmemoración que aparece en la cinta Spectre. ¿Qué alimenta a qué? Las prácticas culturales inciden en el cine y el cine en las prácticas culturales.

El efecto Coco debe dimensionarse de acuerdo a públicos y sus contextos. Por ejemplo, hay quienes mencionan que Coco representa para la comunidad mexicoamericana una suerte de reivindicación de la cultura mexicana ante los discursos discriminatorios, las deportaciones y el proyecto de un muro. En México, no se puede ignorar que el cine es actualmente una forma de entretenimiento principalmente dirigido a las clases medias. En este tenor, ¿cómo y de qué manera Coco incidirá o no en distintos estratos y grupos sociales en México? ¿Es posible que poblaciones urbanas en México, quizás más afines a celebrar Halloween, ahora miren hacia la celebración del Día de Muertos, gracias a Coco? ¿Podría ser que esta película sea irrelevante para comunidades donde los contenidos cinematográficos sean de difícil acceso?

Así, Coco sirve como estudio de caso para observar y analizar una incidencia en los complejos procesos de hibridación, apropiación cultural y flujos globales que alteran, moldean, perfilan o rearticulan las culturas de un nación y las dinamizan, en distintas direcciones y con distintos efectos. Es decir, Coco resulta un ejemplo, un caso de estos procesos, pero no único, sino parte de otros muchos factores que intervienen en la cambiante progresión de una cultura (o culturas) de una nación y la construcción de identidades e imaginarios culturales.


Manuel Pérez Tejada D.

Manuel Antonio Pérez Tejada Domínguez, es profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de Monterrey (UDEM). Cuenta con un doctorado en Estudios de Cine y Medios por The University of Kansas y una maestría en Televisión, Radio y Cine por Syracuse University. Sus líneas de investigación se enfocan en el cine mexicano, el cine documental y en los procesos de la globalización mediática.

More Posts

Manuel Pérez Tejada D.

Manuel Antonio Pérez Tejada Domínguez, es profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de Monterrey (UDEM). Cuenta con un doctorado en Estudios de Cine y Medios por The University of Kansas y una maestría en Televisión, Radio y Cine por Syracuse University. Sus líneas de investigación se enfocan en el cine mexicano, el cine documental y en los procesos de la globalización mediática.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *