Cómo ver una narcoserie con pensamiento crítico

Se escucha mucha polémica sobre si se deberían de producir tantas series acerca del narcotráfico. Muchos intelectuales criticaron este fenómeno en Colombia, puesto que por un lado retrataba la realidad a la que se enfrentaba la población nacional, pero por otro lado se exportaba una imagen que afectaba las relaciones internacionales, al punto de reducir turismo o inversiones.

La tendencia en México es similar. Ya como país exportamos muchas producciones locales, especialmente telenovelas. Ahora hemos popularizado el tema del narcotráfico a través de muchas vías: filmes comerciales, filmes independientes, series en televisión abierta, series de producción internacional, y producciones en Netflix de carácter documental y de ficción. De esta manera hemos garantizado la difusión de estas “realidades” a nivel mundial.

He visto dos tipos de reacciones a estas producciones en las audiencias:

  1. Fascinación. Este tipo de espectadores siguen fervorosamente cuanta serie tienen acceso. Han visto seguramente las más populares tanto mexicanas, como colombianas: El Cártel de los Sapos, El Señor de los Cielos, La Reina del Sur, Narcos, Escobar, El Chapo, entre otros. Personalmente, me siento identificada con esta tendencia, y en ocasiones me siento culpable porque pareciera que estoy aceptando una especie de “homenaje” a un problema tan trágico en mi país. Lo cierto es que para muchos, estas series ofrecen una serie de respuestas (correctas o incorrectas) a un fenómeno que genera tanta confusión, frustración y ansiedad en la población.
  2. Indignación. Este tipo de público considera que al ver este tipo de series, se seguirán produciendo (y tienen razón). Critican indicando que son apologías (es decir, que parecieran justificar a los narcos al generar empatía con ellos a través de sus personajes), homenajes (enalteciendo o haciendo de los narcos personajes heroicos a los que podrían aspirar ciertas audiencias), o simplemente mala imagen para nuestro país (como lo expliqué anteriormente). Definitivamente hay mucho de qué hablar sobre México y los mexicanos, y este tema no es motivo de orgullo para algunos.

En cualquiera de las opciones que te sientas más identificado, sugeriría que se tome conciencia de lo siguiente a manera de ejercicio:

  • “Basado en hechos reales”. Muchas de las series inician con leyendas que dicen cómo se inspiran de información noticiosa, documentos reales etc. Es importante recordar que todo medio de comunicación, incluyendo periódicos, noticieros o documentales, parten de una postura ideológica, y por lo tanto hay sesgos. Es decir, hay una interpretación de la realidad, y por lo tanto se pueden prestar a tergiversaciones. Por otro lado, es relevante mencionar que no todo el guión está inspirado en la supuesta realidad, y por lo tanto no podríamos identificar con certeza qué sí y qué no. Entonces si bien habrán eventos que nos parezcan conocidos al momento de ver la serie, hay que recordar que también muchas de las escenas surgen de la imaginación de una serie de guionistas. Nadie está ahí para decirnos cuáles escenas son “reales” y cuáles son “inventadas”, ni cuáles diálogos, ni cuáles personajes, ni cuáles escenarios…
  • Empatía con personajes. Es cierto. Por un lado, nos ha provocado la humanización de criminales: a través de estas producciones, conocemos una faceta de los narcotraficantes como padres de familia, esposos, hijos, amigos. Nos rompe la idea “Disney” de que el malo es absolutamente malo, y el inocente es absolutamente inocente… así, como somos los humanos. Pero no caigamos en la trampa de decir que se deben perdonar los delitos. Existe una legislación con la que estamos de acuerdo por el simple hecho de ser ciudadanos. Lo que necesitamos tener en cuenta es que a las personas se le juzgan por sus actos, y se deben de someter a la justicia con el objetivo de mantener una armonía en nuestra sociedad. Para fines de pensamiento crítico, resulta fundamental poder sostener ese balance al momento de hacer nuestro juicio de personajes. Y de nuevo, recordar que el personaje que vemos en esa serie no es el delincuente tal cual, sino un actor, que tiene un guión, maquillaje, vestimenta, etc.
  • Legitimación de la violencia. Así como se ha discutido a través de múltiples narrativas, el tema de la violencia sigue vigente en estas historias. Se considera problemático que “avalemos” el uso de la violencia en ciertas circunstancias. En las narcoseries, la violencia es utilizada de forma excesiva, tanto de policías como de delincuentes. Muchas teorías indican que a mayor exposición a escenas violentas, más fácil se vuelve aceptarlas. Evalúate a tí mismo comparándote con la primera vez que viste una narco serie. ¿Te perturba de la misma manera? Quizá es momento de revisar con cuánta indiferencia las puedes ver ahora.
  • ¿Por qué te gusta/disgusta? Ambas opciones que puse de público tienen que ver con el involucramiento emocional que se tiene con estas narrativas. Quizá la clave es pensar por qué te provoca esas emociones y así generar una distancia sana como audiencia. Si puedes identificar a qué se debe ese gusto o disgusto, significa que has reflexionado lo suficiente sobre el tema como para poder verlo con un criterio racional. Si no sabes aún, mi sugerencia es que te des un momento para pensarlo.

Estos cuatro elementos son un punto de partida para generar un pensamiento crítico frente a las narrativas de narco-ficción (dirían algunos autores). Si bien en esta entrada lo planteo específicamente hacia este tipo de género o contenido, es bueno que sepas que también pueden aplicar los ejercicios para otro tipo de narrativas. La violencia, los arquetipos y estereotipos en personajes, el involucramiento emocional, y las historias “basadas en hechos reales” los encontramos en muchos más formatos, y al final, todo está en la reflexión de lo que estamos consumiendo.


tichy

Profesora Asociada del Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de Monterrey. Doctora en Estudios Humanísticos por el Tecnológico de Monterrey, y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Amberes en Bélgica. Líneas de interés: Audiencias, Educación para los Medios, Representaciones Sociales.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

tichy

Profesora Asociada del Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de Monterrey. Doctora en Estudios Humanísticos por el Tecnológico de Monterrey, y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Amberes en Bélgica. Líneas de interés: Audiencias, Educación para los Medios, Representaciones Sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *