Tecnológicamente disociados

Si bien a partir del rápido auge del uso de los medios digitales e internet se ha abierto un amplio abanico de posibilidades de investigación en el campo de la comunicación, al parecer hay un tema que aún no se ha puesto suficientemente a discusión e indagación académica y reflexión teórica. Es el tema de la relación entre nuestro yo desconectado (offline)  y nuestro yo en línea (online). ¿Qué tan cerca están el uno del otro? ¿Qué tipo y magnitud de distancia guardan entre ellos? ¿Están ambos “yo” conectados de forma estructural o son completamente autónomos? Y sobre todo, ¿qué consecuencias o implicaciones tiene todo esto para nuestra vida diaria y para nuestro funcionamiento como sujetos dentro de una comunidad?

Indudablemente, esta relación entre los medios que usamos para comunicarnos y la construcción de nuestra subjetividad  en esta era digital es un tema que vale la pena explorar más. El trabajo seminal de Sherry Turkle, Life on the screen:  identities in the age of internet, si bien sentó algunas bases sobre este asunto, debería seguir desarrollándose con mayor detalle, ya que los avances tecnológicos cada día nos ofrecen más y mayores oportunidades de vivir en línea y conectados, de las que existían en el tiempo en que Turkle publicó su libro (1996).

Dos trabajos de tesis que he tenido la oportunidad de dirigir recientemente han abordado cuestiones sobre la relación con algunos fenómenos digitales (Vigilancia lateral y control social, en un caso, y Anonimato en las redes sociales, en el otro), que si bien no corresponden directamente a este tema, al revisar los resultados en ambas investigaciones nos hemos topado con esa división entre el ser que usa los medios digitales y el ser que se supone sería el “verdadero yo” fuera de estos medios. En ambos casos quienes reportaron sobre diversos aspectos de sus gustos y actividades en redes, apps y medios en línea de manera constante disociaban lo que les parecía “correcto” o aceptable en la vida real, con lo que hacen y/o sienten como natural y no problemático mientras están conectados.

Pareciera ser que el yo real se ve cada día más desplazado por el yo en línea, y este yo en línea debe funcionar en un mundo que no es el mismo que el del yo real, si bien presenta las mismas exigencias y presiones

La paradoja de estar cada día más extensivamente conectados en redes con una gran cantidad de personas (lo que en la comunicación tradicional cara a cara sería físicamente imposible), mientras que al mismo tiempo nos sentimos cada vez más aislados y solos, parecería ser una serpiente que se muerde la cola, ya que esta sensación de aislamiento se trata de paliar con más y más amistades y contactos en línea, con más y más horas conectados en las redes “sociales” en donde buscamos desesperadamente likes y shares como afirmación de nuestro valor como personas, de nuestra capacidad de ser apreciados, deseados y de formar parte y ser reconocidos como miembros de una comunidad. Sin embargo, lo que hacemos en línea y lo que somos en la “vida real” (no sé por qué siento la necesidad de poner esto entre comillas, como si no estuviera ya segura de esa “realidad”), no siempre es congruente entre sí. Entonces, no importa cuántos likes obtengamos, siempre habrá un vacío que la experiencia de estar conectado no puede llenar, lo cual nos lleva a buscar aún más esa conexión imposible.

Me pregunto si estos dos “yo” seguirán cavando un abismo que los separa más y más o si existirá alguna forma de reconectarlos y si esto es realmente lo que puede dar más sentido a nuestras vidas en una sociedad tecnológicamente saturada, o si estaremos entrando en una era de identidades que deben disociarse para poder funcionar en ella.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.