Los niños y sus percepciones sobre la violencia

En el 2013, hice un estudio en el cual buscaba conocer cómo percibían los niños de sexto grado el tema de inseguridad en Monterrey y su área metropolitana. El principal obstáculo al que me enfrenté fueron los padres de familia, que en un intento desesperado porque sus hijos no perdieran “su inocencia”, preferían que yo no los entrevistara al respecto.

El acuerdo quedó en que yo no podía tener iniciativa en mencionar el tema. Es decir, yo haría preguntas, y si de ahí salía el tema de inseguridad, entonces sí podía continuar. ¿Saben cuál fue la pregunta mágica?:

¿Qué le dirías a alguien que nunca ha venido a la ciudad sobre la situación en Monterrey?

Las 45 entrevistas que inicié continuaron gracias a esta pregunta mágica que sacó a flote el tema de inseguridad. Es decir, no hubo necesidad de cancelar ninguna sola entrevista porque todos los niños traían en mente el tema de violencia y delincuencia. Claro está, que fue en una época donde había una saturación del tópico en todos los medios, tanto periodísticos como de ficción: narconovelas, narcofilmes, narcoseries por todos lados.

En la entrevista, yo les pedí que me hicieran dos dibujos: uno sobre una escena de inseguridad, y otro sobre un delincuente. Después les pedía que me contaran la historia alrededor de esa imagen: qué pasó antes, qué pasó después del incidente, o cuál era la biografía del delincuente.

Las imágenes sobre violencia abordaron muchos tipos de crímenes. El más popular fue el de robos de algún tipo: carteristas en la calle, casas, o bancos. Mi hipótesis es que a los niños les gusta hablar y dibujar sobre cosas que comprenden bien, y sus historias lo demostraron. Se imaginaban al delincuente haciendo la planeación de su robo, y posteriormente contando sus “ganancias”. Claro está, había otros cuantos que podían narrar historias más complejas, hablando del narcotráfico, de secuestro, de feminicidios y narcobloqueos. Curiosamente, puedo decir que también podría estar asociado con niños que han consumido narrativas más complejas, tales como la serie “El Señor de los Cielos” y como el videojuego “Grand Theft Auto”. Su comprensión de crímenes de este nivel estaba claramente inspirado de contenidos mediáticos que no están pensado para niños; a diferencia de los demás niños que inclusive en series animadas se pueden ver situaciones de robos simples.

Por otro lado, describieron a los delincuentes con un antecedente de pobreza, educación trunca y familias problemáticas. Para los niños, los criminales siempre son hombres, y tienen elementos tales como tatuajes, piercings, o ropa vieja de color oscuro.

Hay varios discursos inmersos en estos hallazgos. Voy a mencionar los cuatro que me parecen más relevantes reflexionar.

 

  1. El de la niñez. Los padres de familia y escuelas sumamente preocupados de qué ideas les iba a meter yo en la cabeza. Cuál fue la sorpresa de todos que los niños ya lo traían en mente, pero no había con quién platicar al respecto. Tan estaban desesperados por discutirlo, que a la primera extraña que se les atravesó en su camino (yo) le hicieron dos dibujos y dos historias al respecto. Por otro lado, está la idea de subestimar qué tanto comprenden de la realidad. Eran niños que ya los habían sometido a simulacros de balaceras. Evidentemente sabían que algo estaba pasando.
  2. El de la pobreza. Sólo una niña contó una historia en la que el delincuente venía de un nivel socioeconómico alto. El resto suponen que en el caso de que una persona se convierta en criminal, es por desesperación al no tener dinero. Esto es una actitud estigmatizante y clasista, puesto que se generan estereotipos frente a un grupo social. Al mismo tiempo, es interesante ver que entiendan que el crimen se genera con base en la injusticia social.
  3. El de roles de género. La mujer es víctima, y el hombre es agresor. La fórmula sigue intacta para cuando se trata de analizar imaginarios. Por un lado, se piensa que la mujer es incapaz de ser delincuente porque difícilmente “podría ganarle a un hombre”. Por otro, es inimaginable porque las mujeres, al tener un rol más maternal, son más sensibles y por lo tanto no podrían herir a las personas. Es una actitud sexista e ingenua sobre la capacidad de las mujeres.
  4. El de las familias desintegradas. Esta actitud me preocupa de sobremanera, sobre todo por la forma en que permea posteriormente a la sociedad. Hay un estigma sumamente fuerte contra los hijos de padres separados, o contra las madres de familia que no son de tiempo completo (y que muchas veces, por necesidad, trabajan hasta tarde y no pueden estar en casa con sus hijos). No sorprende entonces luego ver cómo hay respuestas en contra de las madres que visitan a sus hijos en las cárceles, culpándolas por lo que hicieron sus hijos.

Más allá de la información que obtienen los niños y de dónde, una conclusión de las más importantes radica en el análisis de actitudes. Estas actitudes son aprendidas a través de los discursos que mencioné, y el resultado es que de alguna manera fortalecen la fragmentación en la sociedad, lo que al mismo tiempo alejan las posibilidades de solidaridad y compromiso en comunidad. Los imaginarios importan, porque de ahí surgen los estigmas contra ciertos grupos sociales, y de cómo se comprende la realidad en torno a ello.


tichy

Profesora Asociada del Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de Monterrey. Doctora en Estudios Humanísticos por el Tecnológico de Monterrey, y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Amberes en Bélgica. Líneas de interés: Audiencias, Educación para los Medios, Representaciones Sociales.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

tichy

Profesora Asociada del Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de Monterrey. Doctora en Estudios Humanísticos por el Tecnológico de Monterrey, y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Amberes en Bélgica. Líneas de interés: Audiencias, Educación para los Medios, Representaciones Sociales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *