Utopías de la imagen digital

Con la expansión y multiplicación de la imagen digital, y su creación y circulación a través de múltiples plataformas en la red, podríamos esperar (tal vez de manera utópica) que una nueva revolución comunicativa se esté gestando, trayendo aparejada una transformación de la cultura y la conciencia.

Parto aquí de la premisa de que la imagen digital no es ficción sino simulación (Weibel, 1999). El propósito de la ficción es reflejar el mundo y entretener a un espectador. El propósito de la simulación es crear un mundo y transformar al observador.

Aunque parezca extraño, esta revolución no se jugaría en el campo de la tecnología sino en el de las posibles relaciones entre las personas. Estaría más bien relacionada con la inversión de las relaciones sociales existentes. Mientras la cultura de masas del siglo  XX presentaba una estructura jerárquica, hoy nos podríamos encontrar con comunidades de realidad, autónomas y auto construidas, grupos sociales que se definirían no por su relación física y geográfica sino por su nivel de conciencia e ideología.

De manera paradójica, la migración hacia este tipo de comunidades de realidad no se logra mediante la comunicación. Si pensamos en que la palabra comunicación implica un espacio compartido, una interacción en un contexto que posibilita el establecimiento de un significado común, nos daremos cuenta de que quien controla este contexto controla el lenguaje y por tanto la realidad. Entonces, para crear nuevas realidades deberíamos crear nuevos contextos, en los cuales se pueda dar luego un consenso diferente. Sin embargo esto no se puede dar mediante la comunicación porque es imposible salir fuera del contexto que define la comunicación usando la misma comunicación para ello. Esto nos llevaría solo a variaciones triviales dentro del mismo consenso, lo cual únicamente volvería a validar la misma realidad prevaleciente. Cuál sería entonces la estrategia?

Estamos conscientes de que una ideología mercenaria ha invadido el lenguaje, ocupando cada imagen y cada palabra, y que la única alternativa a ese imperialismo perceptivo sería un acceso continuo y completo a definiciones alternas de la realidad (el único sentido político ulterior de la creación visual). Y aquí  volvemos a la explosión de la imagen digital que mencionamos al principio. El amplio uso que se hace de ella para generar simulaciones y conversaciones (prosumidores, no sólo consumidores) hace factible la creación de modelos de realidad posibles (en el cine y en el video y arte visual digital). Necesitamos una conversación no comunicativa sino creativa (retomando el significado de conversar: dar vueltas en compañía) mediante imágenes o simulaciones que nos remitan a nuevos contextos y generen nuevas realidades, en las que  podríamos funcionar como comunidades en continua recreación.

 

Referencia

Weibel, P. (1999). On the history and Aesthetics of the digital image. En T. Druckrey (ed.) Ars Electrónica Facing the Future. Cambridge: The MIT Press. Pp. 51-65


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *